Chevrolet Camaro, un buen candidato para auto confiable

Sin duda cuando hablamos de un Chevrolet Camaro hablamos de un gran automóvil, de un hito en los superdeportivos que no han pasado inadvertidos a lo largo de los años tanto por sus diseños futuristas como por sus prestaciones y grandes acabados.

El Chevrolet Camaro siempre ha tenido una seria competencia con su rival más antiguo, el Ford Mustang, estos 2 vehículos de altas prestaciones se han peleado por el puesto del más importante desde hace décadas, sin embargo hoy no venimos a hablar sobre la rivalidad de estas 2 maravillas automovilísticas, sino a discutir sobre cómo funciona el Chevrolet Camaro como auto, y si en verdad es un modelo digno de confianza.

Chevrolet Camaro

Generaciones del Chevrolet Camaro

La tradición de la producción del Chevrolet Camaro empezó a mediados de 1970, al igual que con el Mustang, el Camaro se compone de 6 generaciones, sin embargo explicaremos cada una de forma más espontanea a lo largo del recorrido para hacerlo más llevadero. La primera generación era muy parecida a la de su rival, el Mustang, y es que también empezó con autos convertibles, sin embargo en el caso del Camaro también se añadió otro modelo que poseía techo, lo que lo hacía más fiable.

En la segunda generación el Camaro dio un giro drástico, cambiando su diseño por uno más futurista y además muy atractivo para ese tiempo, los diseños eran buenos y se vendían bien, además de esto se incorporaron mejorar que hacían a este modelo más accesible a comparación contra otros del mercado.

En la tercera generación los modelos volvieron a cambiar de forma drástica y repentina, brindándonos una nueva experiencia con la aparición de un modelo diferente pero que a la vez era típico en los coches de ese tiempo, incluyendo el tipo de luces típico y el chasis un poco redoblado, los colores no abundaban pero la eficiencia era aceptable.

Ya en la cuarta generación Chevrolet nos demostró que no había olvidado sus raíces, volviendo a incorporar los autos convertibles, este modelo era un clásico para la época, considerando que la cuarta generación se compone entre los años 1993 y 2002, sin embargo aún era común ver convertibles por ahí, también se lanzó otro modelo que si poseía techo.

La quinta generación pisa fuerte iniciando en el 2010, autos con un chasis completamente nuevo y además con una eficiencia asombrosa, el modelo de estos Camaro sorprendió tanto que fue usado en películas del cine tan taquilleras como Transformers. Los modelos eran muy futuristas e inspiraban un aire seguro y genial, para el 2016 se tiene planeado el lanzamiento de la generación sexta en donde se esperan nuevas mejoras llamativas y originales.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*