4 Fallas Comunes del Enfriador de Aceite y Como Reparar.

153

El enfriador de aceite es una pieza esencial para la vida de la transmisión o el motor de tu coche. Es parte del sistema de enfriamiento, y como tal no se le puede discutir la gran importancia que tiene. Por eso hemos querido presentar las fallas más comunes del enfriador de aceite, sabiendo lo importante que es para el rendimiento y vida útil de tu coche.

Y tiene mucho de cierto que este dispositivo sea poco conocido. La mayoría de usuarios de automóviles no lo conocen ni interactúan con el enfriador de aceite. Esto se debe a que es un dispositivo simple, sencillo, que no necesita atención adicional, salvo el chequeo rutinario de fugas y niveles de aceite y refrigerante.

A veces, el enfriador de aceite está integrado en el radiador del motor principal. El propósito del enfriador de aceite es eliminar el exceso de calor del aceite de tu motor o de la transmisión. Lo hace enviando el aceite a través de una serie de tubos. Alrededor de estos tubos hay aletas de enfriamiento que aumentan el área de superficie entre los tubos y el aire circundante, lo que ayuda al proceso de enfriamiento. Este proceso permite que el motor o el aceite de la transmisión se mantengan mucho más frescos, con un riesgo reducido de aceite y, por lo tanto, que el motor o la transmisión se sobrecalienten.

Fallas comunes del enfriador de aceite
Enfriador de aceite

¿Qué es el enfriador de aceite?

El enfriador de aceite es un componente fundamental para evitar que el aceite del motor se sobrecaliente. Es un dispositivo compacto que tiene la forma de un radiador con pequeños canales que lo atraviesan, rodeado de aletas de aire. A medida que conduces, el aire pasa a través del enfriador de aceite y elimina el calor del aceite caliente que circula en su interior.

El enfriador de aceite es un radiador más pequeño que se encuentra al lado del radiador del sistema de enfriamiento del motor. Los enfriadores de aceite se encuentran comúnmente en los motores de rendimiento, sin embargo, a menudo también aparecen en vehículos automáticos. El enfriador de aceite suele ser de aluminio o acero inoxidable, mientras que algunos también pueden tener tanques laterales de plástico. Las aletas livianas permiten una óptima disipación del calor sobre materiales de construcción más pesados. Si el enfriador de aceite presenta una fuga desde cualquier punto, ya sea en la tubería, las conexiones o los tanques, será necesario reemplazarlo.

Fallas comunes del enfriador de aceite.

El enfriador de aceite de la transmisión, utiliza el radiador del motor para enfriar el fluido de la transmisión. Por lo tanto, cuando el motor se calienta, su transmisión también se calienta. La transmisión también puede sobrecalentarse en el tráfico de parada y salida, cuando se viaja en caminos de montaña, cuando se remolca otro vehículo o remolque y en viajes largos.

Muchas otras condiciones, incluido el bajo nivel de líquido, pueden hacer que la transmisión se sobrecaliente. La mayoría de las veces, cuando una transmisión se sobrecalienta, puede pasar desapercibida hasta que los síntomas del problema comiencen a aparecer. Para entonces, el daño ya está hecho, y se necesita un reemplazo.

La mayoría de las veces, el enfriador de aceite debe funcionar correctamente sin necesidad de mantenimiento. De hecho, muchos conductores ni siquiera saben que tienen uno. Sin embargo, si las cosas salen mal con el enfriador de aceite, pueden causar daños graves y costosos a tu automóvil. Las causas de los problemas del enfriador de aceite incluyen:

1.- Fugas de aceite.

Uno de los componentes que forman parte del sistema de enfriamiento de aceite es el adaptador del enfriador de aceite. Y por este adaptador es donde se presentan la mayoría de las fugas de aceite documentadas. Una fuga de aceite en este componente puede dejar sin aceite el sistema si no se trata a tiempo.

El aceite también puede gotear del enfriador si se agrieta. Esto puede suceder a veces de impactos frontales o pequeños impactos. Esto puede hacer que el motor o la transmisión se queden sin aceite.

Una fuga de aceite puede indicar varios problemas diferentes en el motor, incluido el daño al enfriador de aceite. Las fugas de aceite a menudo se presentan como pequeños charcos de aceite debajo del compartimiento del motor. Repetimos la importancia de inspeccionar y reparar las fugas de aceite tan pronto como sea posible antes de que existan daños mayores.

2.- Fugas de refrigerante.

De manera similar a una pérdida de aceite, una falla del enfriador de aceite externo puede hacer que todo el refrigerante del motor salga del motor. Y si no se atiende rápidamente, puede ocasionar un recalentamiento, que es aún peor.

Si la fuga es pequeña, es posible que notes un charco de refrigerante en el suelo debajo de tu vehículo. Si la fuga es grande, te darás cuenta por el aumento de temperatura en tu motor y por el vapor saliendo del capó. El recalentamiento o sobrecalentamiento es algo que debes evitar a toda costa, así que si te ocurre esto, apaga tu vehículo inmediatamente y trata de resolver la fuga de refrigerante.

3.- Mezcla de aceite y refrigerante.

Si el adaptador del enfriador de aceite falla internamente, puedes notar aceite de motor en tu sistema de enfriamiento. La presión del circuito de aceite siempre es mayor a la presión del circuito de refrigerante, y por ende el aceite es forzado a entrar al sistema de enfriamiento. Esta mezcla hace que el refrigerante pierda sus propiedades y suba la temperatura.

En caso contrario, si el motor se encuentra apagado, pero el sistema de enfriamiento se mantiene presurizado, es el refrigerante que se ve forzado a entrar al sistema de aceite. Esta mezcla es mucho más peligrosa para tu vehículo que la anterior. El aceite emulsionado no podrá hacer la lubricación requerida, ocasionando desgaste, fricción y altas temperaturas en tu motor, dañándolo.

Una mezcla de aceite y refrigerante también podría apuntar a un problema en el enfriador de aceite. Cualquier fuga o grieta dentro del enfriador de aceite puede hacer que el aceite y el refrigerante se mezclen y se dispersen alrededor de tu motor, lo que provoca un sobrecalentamiento y un mayor desgaste del motor. Si se mezclan aceite y refrigerante, el vehículo necesitará un lavado de aceite y refrigerante de inmediato.

4.- Sobrecalentamiento.

Quizás el síntoma más obvio, el sobrecalentamiento ocurre cuando tu motor o transmisión alcanzan altas temperaturas. Esto sucede debido a que el aceite no se está enfriando correctamente y se envía de vuelta a la transmisión automática o motor. El sobrecalentamiento sobreviene, por cualquiera de las tres fallas anteriores, aunque también puede ocurrir por la falla de otro sistema del coche, como la bomba de agua, o problemas con los sensores de control.

Recomendamos que evites conducir si la transmisión automática o el motor se sobrecalientan. Esto se debe a que puede dañar la transmisión automática y los componentes del motor, lo que resulta en una reparación muy costosa.

Reparación de un enfriador de aceite.

Un enfriador de aceite dañado puede causar graves daños a la transmisión automática o al motor, especialmente si el problema no se resuelve rápidamente. Reparar el enfriador de aceite antes te ahorrará mucho dinero, ya que no tendrás que arreglar la transmisión automática o los componentes del motor ni limpiar el aceite o refrigerante dañado.

No está demás en notar que, la reparación de alguna falla en el enfriador de aceite, va a depender de la gravedad de la falla. Pueden existir fugas de aceite o refrigerante que son fáciles de reparar, solo ajustando sus correas o conexiones. O cambiándolas en caso de extremo deterioro. Incluso puede haber perforaciones o daños en un enfriador, que provoca algún tipo de fuga, y que se puede reparar con pegas epóxicas especiales para calor que se endurecen y forman una capa soldada a la superficie reparada.

Pero la mayoría de los casos en los que el enfriador de aceite está dañado, se opta por el cambio a uno nuevo. Y esto se debe a que el hardware como tal es realmente asequible, y son fáciles de desinstalar e instalar. Un técnico con la debida experiencia, prefiere invertir tiempo y mano de obra en un enfriador nuevo, que sabe va durar muchísimo tiempo, a reparar uno dañado sin la seguridad de la durabilidad del trabajo.

Enfriador de aceite con sus mangueras y bases
Enfriador de aceite con sus mangueras y bases

Cambio de un enfriador de aceite.

Como ya apuntamos anteriormente, realmente no es tan difícil el cambio de un enfriador de aceite. Veámoslo a continuación.

Herramientas necesarias.

  • Destornillador para abrazaderas de manguera.
  • Alicates.
  • Juego de llaves de extremo abierto.
  • Taladro de mano y un juego de brocas.
  • Cuchilla para cortar la manguera del enfriador de goma.
  • Sierra para metales o cortatubos pequeños para cortar líneas del enfriador.
  • Una bandeja de drenaje o recipiente pequeño para atrapar el líquido.

Desinstalar enfriador de aceite dañado.

  1. Verifica que el coche esté frío. No se puede realizar este trabajo con el coche caliente.
  2. Drena el aceite del enfriador. Para eso, desconecta la manguera de salida de aceite.
  3. Drena el refrigerante del enfriador, si aplica. En muchos modelos, el enfriamiento se hace con el mismo refrigerante usado para el enfriamiento del motor. En otros modelos, el enfriamiento se hace directamente por aire forzado.
  4. Luego de haber drenado los líquidos, procede a desconectar todas las mangueras y conexiones. Se recomienda marcar las entradas y salidas para hacer más fácil la instalación del nuevo enfriador.
  5. Desinstala el enfriador dañado, aflojando sus bases. Normalmente está atornillado en las mismas bases del radiador, o con abrazaderas directamente sobre el radiador.
  6. Baja el enfriador de aceite dañado. Ten cuidado con el aceite que queda dentro.

Instalar enfriador de aceite nuevo.

  1. Corta las mangueras para que sean 50 milímetros más largas que sus medidas aproximadas. Esto se hace si estás cambiando las mangueras también. Es lo más recomendable.
  2. El enfriador no debe instalarse a una distancia inferior a 15 milímetros delante del radiador o el condensador del acondicionador de aire. El enfriador debe montarse de manera segura para que no entre en contacto con ninguna parte móvil. Es preferible que lo instales exactamente en la misma ubicación del dañado.
  3. Conecta el enfriador de acuerdo a las marcas hechas cuando bajaste el dañado.
  4. Verifica que las abrazaderas de las mangueras y conexiones estén bien apretadas.
  5. Verifica que las mangueras de goma no toquen ninguna otra parte y que no haya dobleces.
  6. Agrega la cantidad de aceite necesaria para el sistema.
  7. Agrega la cantidad de refrigerante necesario, si aplica.
  8. Arranca el motor y deja que se caliente hasta alcanzar la temperatura normal de funcionamiento. Comprueba si hay fugas ya que el motor se está calentando.
  9. Verifica el nivel de aceite nuevamente y agrega más si es necesario. La instalación del enfriador debe requerir que se agregue un poco de aceite adicional.
  10. Vuelve a verificar el nivel de refrigerante, si aplica.
  11. Monitorea las temperaturas de tu coche.

Durante la primera semana después de instalar un enfriador de aceite de transmisión y luego periódicamente a partir de ese momento, verifica que no haya fugas en las conexiones y verifica que las abrazaderas de las mangueras estén firmes. Además, no olvides revisar periódicamente el nivel y la condición del líquido de transmisión.

Para Cerrar.

Es recomendable que, cuando se haga el cambio de un enfriador de aceite, también se haga el cambio de aceite y filtro del sistema, sea del motor o de la transmisión. Esto para que la suciedad que pueda tener el aceite viejo, no vaya afectar el funcionamiento interno del enfriador nuevo.

Si el vehículo se mantiene al día con sus cambios de aceite y filtro de rutina, y si no sucede algún imprevisto donde pueda ser golpeado, el enfriador de aceite puede durar tanto como el motor del coche, e inclusive más. Tener una rutina de inspección de aceite, refrigerante y chequeo visual, hará que conozcas más tu coche y puedas resolver algún problema antes que se convierta en un mal mayor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here