4 Fallas Comunes Del Freno de Tambor y Como Reparar.

140

Si has tenido alguna vez problemas con los frenos de tambor y no has podido tomar decisiones informadas, llegaste al artículo correcto. Te ayudaremos a entender un poco sobre las fallas comunes del freno de tambor, diagnóstico, posibles soluciones y cómo repararlo.

A simple vista, la mayoría de los frenos de tambor traseros parecen muy similares. En realidad, hay dos tipos principales de uso común y docenas de variaciones. Si bien parecen similares, operan de diferentes maneras. Comprender las diferencias puede ayudar a resolver muchos problemas misteriosos de los frenos.

Frenos de tambor.

Los frenos de tambor son un sistema de frenos con tambores de freno (rotor) que giran con las ruedas. Dentro de cada tambor hay zapatas de freno equipadas con forros de freno (material de fricción). Los pistones (mecanismo de presión) presionan contra los tambores desde el interior para generar una fuerza de frenado, lo que permite desacelerar y detener el vehículo.

Freno de tambor
Freno de tambor

Causas comunes de fallas en frenos de tambor.

La mayoría de los camiones que circulan hoy en día contienen frenos de tambor que funcionan con aire comprimido. Los frenos de tambor ofrecen resultados fiables y efectivos. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, los frenos de tambor experimentan mucho desgaste. Los frenos que se mantienen incorrectamente acumulan dicho desgaste mucho más rápido de lo que deberían, acelerando la tasa de falla de los componentes.

Los tambores, en particular, a menudo sucumben a fallas prematuras como resultado de componentes desajustados. Para complicar más las cosas, una gran variedad de problemas subyacentes pueden afectar la tasa de desgaste del freno de tambor. Si deseas aumentar tu conocimiento sobre la solución de problemas de frenos de tambor, sigue leyendo. Este artículo investiga varios factores que pueden llevar a una falla prematura de los frenos de tambor.

1.- Falta de lubricación.

Seis almohadillas en la placa de soporte proporcionan una superficie deslizante lubricada para las zapatas. Estas pastillas pequeñas son donde se debe aplicar grasa para frenos de alta temperatura, con frenos de cualquiera de los dos estilos. A través de años de uso, y falta de lubricación, las placas de soporte pueden desgastarse. El desgaste crea surcos y hace que las zapatas de freno se atasquen y se apliquen de manera desigual.

Freno con el tambor visible
Freno con el tambor visible

2.- Placas de soporte desgastadas o dobladas.

Las placas de respaldo desgastadas también pueden hacer que los frenos de tambor hagan ruido, se agarroten e incluso se bloqueen. Esto disminuirá el frenado en la parte trasera y con frecuencia aparecerán tambores de freno combados o problemas de frenos delanteros. Las placas de soporte desgastadas a menudo tienen que ser reemplazadas. A veces, las tiendas especializadas tienen la capacidad de soldar y reparar placas de soporte que son caras, difíciles de reemplazar o no están disponibles.

Las placas de apoyo del freno de tambor también se pueden doblar. El servicio inadecuado, como la palanca de los tambores de freno, a menudo dobla la placa de soporte. Cuando la placa está doblada, las zapatas no están apoyadas y no se deslizan correctamente. Los síntomas son el ruido, el bloqueo, los frenos de agarre y los problemas de frenos delanteros.

Las placas de respaldo dobladas se pueden identificar con un indicador de cuadrante o un indicador de salida. El medidor está unido al eje con la punta en el borde de la placa de soporte. Cuando se gira el eje, se puede medir la desviación de la placa de apoyo.  Las placas de apoyo dobladas pueden reemplazarse o los talleres especializados de frenos pueden enderezarlas. Incluso las nuevas placas de apoyo a veces tienen un ligero agotamiento. Los talleres especializados de frenos pueden corregir este agotamiento y, a menudo, mejorar el rendimiento de frenado.

3.- Bujes del árbol de levas desgastados.

Uno de los componentes más importantes en un freno de tambor es la leva del freno. Esta pieza de metal en forma de “S” se adhiere al extremo del árbol de levas y permanece en contacto constante con los rodillos de leva unidos a las dos zapatas de freno. Cuando suelta los frenos, el árbol de levas gira para que la parte delgada de la leva toque los rodillos de la leva.

Cuando pisas el pedal del freno, el árbol de levas gira de manera que contacta con los rodillos de la leva en su orientación amplia. Esto empuja los rodillos de la leva hacia afuera, lo que hace que las zapatas de freno entren en contacto con el tambor y realizan la fricción necesaria para detenerse.

Como intermediario entre el pedal del freno y la leva del freno, el árbol de levas experimenta mucha tensión con el tiempo. Esta tensión tiende a desgastar el componente secundario conocido como el buje del árbol de levas, que proporciona un soporte flexible al árbol de levas. A medida que el buje se desgasta, permiten más y más movimientos no rotatorios en el árbol de levas. Los técnicos se refieren a este movimiento como juego radial. Si el juego radial de un árbol de levas excede los 0,5 mm, entonces el buje probablemente ha llegado al final de su vida útil. En ese punto, el juego radial hace que la leva del freno ejerza diferentes cantidades de presión en cada uno de los rodillos de la leva. Como resultado, las zapatas de freno no entran en contacto con el tambor por igual.

Este contacto desigual tiene varias repercusiones negativas. Por un lado, las zapatas de freno se desgastan de manera desigual. Por otro lado, el árbol de levas experimenta una mayor cantidad de estrés, lo que también puede causar que falle. Finalmente, el contacto deficiente hace que el tambor desarrolle patrones de desgaste desiguales.

Si el juego radial se vuelve demasiado severo, una de las zapatas de freno puede permanecer en contacto constante con la superficie del tambor. Esto conduce al problema conocido como arrastre del freno, que hace que el motor trabaje más, al mismo tiempo que sobrecalienta el tambor y las zapatas de freno. Para obtener el mejor frenado absoluto, trata de mantener el juego radial no más de 0,2 mm.

4.- Válvula de relé defectuosa.

El desgaste prematuro del tambor de freno también puede deberse a problemas con el sistema de aire del camión. En particular, las válvulas de relé defectuosas a menudo se encuentran detrás del desgaste excesivo o desigual del tambor y es una de las Fallas Comunes Del Freno de Tambor. La válvula de reposo actúa como un intermediario entre la válvula de pie y los frenos en la parte trasera del camión, compensando el fenómeno conocido como retraso de los frenos.

El retraso en los frenos se produce como resultado de la distancia especialmente larga entre los frenos delanteros y traseros en un camión. Si solo una válvula controlara el aire que iba a los frenos delanteros y traseros, los frenos traseros se acoplarían notablemente después de los frenos delanteros, creando condiciones de frenado inseguras. La válvula de tendido asegura que el aire llegue a todos los frenos de su camión prácticamente al mismo tiempo

Una válvula de relé defectuosa crea problemas serios cuando se trata de frenar con seguridad. Además, una válvula de relé defectuosa puede exacerbar el desgaste del tambor. En algunos casos, una válvula de relé defectuosa no libera la presión de aire cuando levantas el pie del freno. Como resultado, las zapatas del freno trasero permanecen en contacto con el tambor.

En otras palabras, una válvula de relé defectuosa también contribuye al arrastre del freno y puede provocar una falla prematura del tambor.

Reemplazo de los frenos de tambor.

Reemplazar o reparar los frenos de tambor es una tarea relativamente fácil, pero se necesitan algunas herramientas especiales, mucha precaución y por supuesto, ganas. A cambio, te ahorras una buena cantidad de dinero en mano de obra.

  • Retira la tapa del rin y afloja las tuercas. Bloquea las ruedas delanteras con cuñas en las ruedas. Levanta el auto y apóyalo con soportes de gato. Nunca trabajes en un automóvil sostenido por un gato solo.
  • Termina sacando las tuercas y quita el neumático.
  • Rocía el cubo de la rueda con un aceite penetrante, esto ayudará a aflojar los componentes engrifados por el calor y el polvo.
  • Algunos tambores de freno se sujetan con tornillos, debes quitarlos para acceder al siguiente paso.
  • Agarra el tambor de freno por los bordes y tira de él. Puede ser necesario retroceder el ajustador del freno para extraer el tambor, esto va a depender del desgaste de las zapatas. Esto se hace a través del orificio de ajuste del freno en el tambor o en la placa de respaldo utilizando una herramienta de ajuste del freno para girar el ajustador y aflojar los frenos lo suficiente como para extraer el tambor.
  • Una vez que el tambor esté desmontado, échale un vistazo. Debes verificar desgaste en la pista de tambor, desgaste de las zapatas, estado de las placas de apoyo, estado de los resortes, estado del cilindro y sus gomas. Los frenos de tambor tienen un montón de resortes y palancas para el autoajuste y el freno de estacionamiento, Y suelen ser de diferentes colores. Es recomendable tomar una fotografía a todo el dispositivo o hacer un dibujo detallado antes de desarmar algo.
  • Despega todo el mecanismo del freno. Para esto debes despegar las líneas de fluido y los pernos que sujetan el mecanismo al chasis.
  • Coloca todo el mecanismo de freno en un recipiente y rocíalo con un limpiador de frenos. Hacer esto en un recipiente ayudará a evitar que el polvo llegue al aire. Recuerda que el polvo de la mayoría de los frenos es el asbesto, y no debes inhalarlo.
  • Compara las nuevas zapatas de freno con las viejas. Asegúrate de que los agujeros coincidan en tamaño y ubicación. Deben ser exactamente iguales. Algunos vehículos tienen dos zapatas diferentes llamadas zapata delantera y trasera. Identifica cual es cual y donde debe estar ubicada.
  • Asegúrate también de que las zapatas de freno sean del mismo ancho.
  • Procede a desarmar el freno. Retira los resortes de retorno de la zapata.
  • Desmonta la palanca del freno de estacionamiento.
  • Sostén el pasador de retención de la zapata desde la parte posterior y retira los resortes de retención.
  • Separa las zapatas de la parte superior y desengancha las zapatas de los pasadores del cilindro de la rueda.
  • Retira ambas zapatas y el autoajuste como una unidad.
  • Coloca las zapatas viejas en un lugar plano junto a las nuevas, para compararlas. A veces las zapatillas delanteras y traseras son diferentes. La zapata con la tira más corta de forro por lo general va hacia el frente.
  • Con cuidado, inclina la parte superior de las zapatas hacia adentro para aflojar la tensión en el resorte autoajustable.
  • Retira el tornillo auto ajustador.
  • Inspecciona y limpia todas las piezas del freno que se reutilizarán y verifica si hay signos de daños o desgaste y reemplázalos según sea necesario.
  • Se recomienda reemplazar todos los resortes con un nuevo conjunto.
  • El ajustador se debe desatornillar, limpiar y lubricar con antiadherente.
  • Retira el resorte. Engancha el resorte en las zapatas nuevas tal cual como lo quitaste.
  • Inspecciona el cilindro de la rueda de freno en busca de signos de fuga y reemplázalo si es necesario.
  • Reconstruye el nuevo freno. Las placas de respaldo de los frenos deben limpiarse y lubricarse con una pequeña cantidad de antiadherente en los puntos de deslizamiento y los puntos de anclaje.
  • Vuelve a atornillar el autoajustador. Recuerda que tiene rosca a la izquierda y rosca a la derecha.
  • Coloca el autoajuste en las zapatas nuevas y separa las partes superiores para apretar el resorte.
  • Vuelve a colocar las zapatas en su lugar y desliza los pasadores de retención a través de los orificios de las placas.
  • Monta los resortes nuevos de retención de las zapatas, debes armar con precaución.
  • Fija las zapatas a los pasadores del cilindro de freno.
  • Instala la palanca del freno de estacionamiento.
  • Instala los resortes nuevos de retorno.
  • Con una herramienta de ajuste del tamaño de freno, ajusta los frenos para que calcen al tambor de freno.
  • Revisa los frenos y compara con la foto. Si algo no se ve igual a la foto, debes desarmar y realizar el trabajo nuevamente.
  • Arma todo junto de nuevo para montar. Desliza el tambor nuevo o revestido sobre los pernos de las ruedas.
  • Instala los tornillos de bloqueo en el tambor si está equipado.
  • Ajusta los frenos a través del tambor o a través de la placa de respaldo hasta que sientas un ligero arrastre en el tambor de freno.
  • Vuelve a instalar el neumático.
  • Verifica el ajuste del freno y reajústalo según sea necesario para tener una ligera resistencia en el tambor. No aprietes demasiado los frenos o podrían bloquearse.
  • Retira el soporte del gato y Baja el gato.
  • Aprieta las tuercas y vuelve a instalar la tapa del rin.

Debes repetir el mismo procedimiento del otro lado del vehículo. Ya realizado en las dos ruedas, debes purgar el sistema de frenos para sacar el aire de las líneas. Luego prueba el vehículo en algún lugar que esté solo y sin coches para verificar que los frenos funcionan correctamente. Ajusta por medio del tornillo de autoajuste de ser necesario.

Para Cerrar.

El procedimiento para la reparación de los frenos de tambor no es tan difícil, pero conlleva cierto esfuerzo físico, tiempo disponible y por supuesto conocimiento técnico. Tomando todas las precauciones necesarias, y teniendo muchas ganas de querer, hacer y aprender, se puede considerar como un proyecto que puedes hacer tú mismo, con la ayuda de un asistente y nuestro artículo de Fallas Comunes Del Freno de Tambor.

Ten en cuenta también, que la reparación del sistema de freno de tambor debe estar acompañada con una revisión extensa de todo el sistema de freno del vehículo, buscando las posibles causas que afectaron el funcionamiento del freno de tambor. Reparar algún dispositivo, sea cual sea, sin revisar las causas, no resuelve el problema original. Esto siempre debes tenerlo presente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here