Freno De Estacionamiento: Tipos, Funcionamiento, Uso Ajustes Y Más

El uso más común de un freno de mano es mantener el vehículo inmóvil cuando está estacionado. El freno de estacionamiento tiene un trinquete u otro mecanismo de bloqueo que lo mantendrá enganchado hasta que se suelte manualmente. En los vehículos con transmisiones automáticas, esto se utiliza generalmente en conjunto con un trinquete de estacionamiento en la transmisión.

Freno de estacionamiento

Freno de estacionamiento

Un freno de estacionamiento, también llamado freno de emergencia o freno electrónico, es una palanca de mano mecánica o un freno de pie que es un sistema de frenos de reserva. Se encuentra entre los dos asientos delanteros o a la izquierda del pedal del acelerador y del freno. Un freno de estacionamiento controla los frenos traseros y es un dispositivo completamente separado de los frenos hidráulicos regulares de su vehículo.

Se encarga de mantener un vehículo estacionado; evitará que el vehículo ruede por una colina o se mueva. El nombre del freno de emergencia proviene de la capacidad del freno para detener el automóvil si los frenos hidráulicos normales fallan totalmente. Los frenos de estacionamiento son completamente mecánicos y sólo utilizan cables y palancas para funcionar.

Tipos y funcionamiento de los frenos de emergencia

Hay cuatro tipos de frenos de emergencia:

  • Palanca de palanca, que generalmente se encuentra debajo del tablero de instrumentos (en los vehículos de modelos anteriores)
  • Palanca central, que se encuentra entre los asientos delanteros separados
  • Pedal, que se encuentra a la izquierda de los pedales de piso
  • Botón eléctrico o pulsador, que se encuentra entre los otros controles de la consola.

Debido a que la mayoría de los sistemas de frenado modernos tienen medidas de seguridad y sistemas de advertencia, tales como luces de advertencia de frenado en el tablero y sensores de bajo nivel de líquido, el freno de emergencia se utiliza con mayor frecuencia como un dispositivo de freno de mano. Pero el e-brake se llama freno de emergencia por una razón: su uso puede salvarle la vida.

Cuando se acciona el freno de emergencia, el cable del freno pasa a través de una palanca intermedia, que aumenta la fuerza de tracción, y luego pasa a través de un ecualizador. En el ecualizador en forma de U, el cable se divide en dos. El ecualizador divide la fuerza y la envía uniformemente a través de los dos cables conectados a las ruedas traseras.

Los vehículos de motor utilizan frenos de tambor o frenos de disco.

Los frenos de tambor son comunes en las ruedas traseras, mientras que los frenos de disco son más comunes en las ruedas delanteras (o en las cuatro ruedas). En una situación de tambor trasero, el cable del freno de emergencia va directamente a las zapatas de freno, pasando por alto el sistema de frenos hidráulico. En este sencillo bypass mecánico, el sistema de frenos de emergencia no necesita piezas adicionales para controlar los frenos.

Los automóviles con frenos de disco traseros tienen un sistema de frenos de emergencia más complicado, que a veces requiere que se monte todo un sistema de frenos de tambor dentro del rotor trasero, llamado freno de estacionamiento exclusivo o freno de tambor auxiliar

Cuando el vehículo tiene frenos de disco traseros sin freno de tambor auxiliar, se utiliza un sistema de freno de estacionamiento accionado por pinza. Con este sistema, se añade una palanca y un sacacorchos adicionales al pistón de la pinza existente. Cuando se tira del freno de emergencia, la maneta fuerza el sacacorchos contra el pistón de la pinza, y aplica los frenos, evitando de nuevo el sistema de frenado hidráulico.

Los frenos electrónicos eléctricos están disponibles en algunos autos hoy en día. En lugar de tener un pedal, un palo o una palanca en la consola central, un pequeño botón en el salpicadero indica a un motor eléctrico que tire del cable del freno. Los sistemas avanzados de frenos eléctricos utilizan motores controlados por computadora para accionar la pinza de freno.

Cómo usar un freno de mano

Debido a que los frenos traseros sólo aplican alrededor del 25 por ciento de la respuesta de frenado del automóvil, es importante usar el freno de estacionamiento cada vez que el vehículo está estacionado, sin importar si tiene una transmisión manual o automática.

Este esfuerzo diligente ayudará a que todos los mecanismos que componen el sistema de freno de estacionamiento funcionen correctamente y, en algunos casos, a mantener los frenos traseros ajustados.

  • Conduzca el vehículo hasta el lugar de aparcamiento deseado y detenga el vehículo con el freno de pie.
  • Coloque el vehículo en punto muerto con el pie todavía en el pedal del freno de pie.
  • Aplique el mecanismo del freno de estacionamiento con el vehículo aún en punto muerto y el pie en el pedal de freno. Existen diferentes mecanismos de manija o pedal del freno de estacionamiento en diferentes marcas y modelos de vehículos.
  • Coloque el vehículo en la marcha deseada (para las transmisiones manuales, una marcha popular es la primera) o estacione (para las transmisiones automáticas). Suelte el pedal del freno de pie y apague el motor del vehículo. Esto aplica el freno de estacionamiento antes de que el trinquete de la transmisión se enganche contra el engranaje de la transmisión (en aplicaciones de transmisión automática).
  • Invierta el procedimiento cuando esté listo para volver a mover el vehículo. Arranque el vehículo con el pie en el pedal de freno. Ponga el vehículo en la posición de marcha deseada y luego suelte el freno de estacionamiento.

Cómo ajustar el freno de mano

Freno de estacionamiento

Cuando se trata de la reparación del freno de mano, usted encontrará que el ajuste es algo de lo que a veces tendrá que preocuparse. Los frenos de estacionamiento son completamente mecánicos, lo que significa que son piezas de equipo que necesitan ser ajustadas en lugar de ser reemplazadas por completo.

Probar el ajuste del freno de mano es algo que debe hacer por lo menos una vez al año para asegurarse de que no se apague cuando más lo necesita.

Paso 1 – Prueba

Lo primero que tendrá que hacer para ajustar correctamente su freno de mano es probarlo. Vaya a una colina o a un camino que tenga pendiente y ponga el freno de emergencia. Asegúrese de prestar especial atención a cuándo se conecta. Usted debe comenzar a notar que funciona cuando está aproximadamente a un tercio del camino empujado hacia adentro o tirado.

Esto significa que siempre que el freno de estacionamiento esté empujado hacia abajo o tirado en dos tercios de su recorrido, debe estar completamente enganchado. Si su freno de mano no ha sido completamente accionado en el momento en que usted lo ha jalado o empujado, entonces es el momento de un ajuste.

Paso 2 – Revise el manual del usuario

Una vez que haya comprobado cuándo se activa el freno de mano, debería echar un vistazo al manual del usuario para comparar. Si el manual del propietario dice algo diferente en cuanto a cuándo se debe activar el freno de mano, entonces definitivamente es el momento de ajustarlo.

Paso 3 – Ajustar

Necesitará un elevador para poder levantar el coche por completo. Un gato de coche no será capaz de hacer el trabajo correctamente. El freno de emergencia se ubicará debajo del automóvil, en la ubicación general donde se encuentra el freno de mano en el interior del vehículo.

Con una llave inglesa o un destornillador, tendrá que apretar la línea del freno. La marca y el modelo de su coche determinará el tipo de herramienta que se necesita. Simplemente tendrá que girar el ajuste del freno de emergencia hasta que esté más ajustado.

Paso 4 – Pruebe el ajuste

Una vez que haya apretado el freno de emergencia, es hora de que vuelva a probar el freno de estacionamiento. Vuelva a la colina o a la carretera en pendiente y vuelva a aplicar el freno de emergencia. Mientras lo hace, vea si puede notar alguna diferencia en el momento en que el freno de emergencia comienza a activarse al presionarlo o tirar de él.

Paso 5 – Repetir

Es posible que tenga que volver a apretar el freno de estacionamiento de emergencia más de una vez. Asegúrese de no apretarlo demasiado, ya que podría dañar el freno en sí. Una vez que la línea del freno de estacionamiento de emergencia ya no se pueda apretar, no intente volver a apretarla para evitar daños.

¿Cómo diagnosticar un cable de freno de emergencia/de estacionamiento malo o defectuoso?

El cable del freno de estacionamiento Por lo general, se trata de un cable trenzado de acero envuelto en una funda protectora y se utiliza como medio mecánico para activar los frenos de estacionamiento del vehículo.

Cuando se tira de la palanca del freno de estacionamiento o se pisa el pedal, el cable tira de las pinzas o tambores de freno para enganchar el freno de estacionamiento del vehículo. Por lo general, un cable de freno de mano malo o defectuoso producirá algunos síntomas que pueden alertar al conductor de un posible problema que debe ser reparado.

El freno de estacionamiento no sujeta el automóvil correctamente

El síntoma más común de un problema con el cable del freno de mano es un freno de mano que no sujeta correctamente el vehículo. Si el cable del freno de estacionamiento está excesivamente desgastado o estirado, no podrá tirar del freno de estacionamiento con la misma fuerza.

Esto provocará que el freno de estacionamiento no sea capaz de sostener el peso del vehículo, lo que puede hacer que éste ruede o se incline, incluso cuando el freno de estacionamiento esté completamente enganchado.

El freno de estacionamiento no funciona

Otro síntoma de un problema con el cable del freno de mano es un freno de mano que no funciona. Si el cable se rompe, desactivará el freno de estacionamiento. El freno de estacionamiento no funcionará y el pedal o la palanca pueden estar sueltos.

La luz del freno de estacionamiento se enciende

Otro síntoma de un problema con el cable del freno de estacionamiento es una luz de advertencia del freno de estacionamiento iluminada. La luz de advertencia del freno de estacionamiento se enciende cuando se ajusta el freno para que el conductor no conduzca con el freno puesto.

Si la luz del freno de estacionamiento se ilumina incluso cuando se suelta la palanca o el pedal del freno, esto puede ser un indicador de que el cable está atascado o atascado y de que el freno no se está soltando correctamente.

Los frenos de estacionamiento son una característica que se encuentra en prácticamente todos los vehículos en marcha y son una característica importante de estacionamiento y seguridad. Si sospecha que el cable del freno de mano puede estar teniendo algún problema, haga que un técnico profesional lo revise.

Frenos de mano para ferrocarriles

Prácticamente todo el material rodante ferroviario está equipado con dispositivos de freno de mano mecánicos accionados manualmente que activan y desactivan los frenos. La mayor parte de estos implican una cadena unida a la jarcia del freno, la mayoría de las veces en el cilindro de freno, que cuando se aprieta tira del pistón contra los resortes de desbloqueo, aplicando así los frenos en el coche (si sólo hay un cilindro de freno por coche) o en el bogie (si hay más de un cilindro por coche).

Las locomotoras más nuevas tienen sistemas eléctricos que simplemente colocan un motor eléctrico en lugar del mecanismo de bobinado de la cadena. Este freno actúa independientemente de la acción de los frenos de aire automáticos, que funcionan colectivamente cuando están acoplados en un tren y están bajo el control del maquinista.

Los frenos manuales de mano sirven para mantener un trozo de material rodante inmóvil después de que ha sido visto en un patio de ferrocarril o en un cliente para su descarga o carga. También se utilizan para proteger un tren aparcado de movimientos involuntarios, especialmente cuando no está tripulado.

Antes del desarrollo de los sistemas de frenado de trenes accionados por locomotoras a finales del siglo XIX, los empleados ferroviarios designados, conocidos como “frenadores”, se movían por la parte superior de los vagones, poniendo los frenos de mano en un esfuerzo por detener el tren de manera oportuna. Este proceso fue impreciso y extremadamente peligroso.

Muchos frenadores perdieron la vida y las extremidades como resultado de caídas de un tren en movimiento, las condiciones de hielo y humedad a menudo se suman a los peligros involucrados en la negociación de la parte superior de un vagón de carga que se balancea. En los EE.UU., una ley federal de 1893, la Ley de Dispositivos de Seguridad Ferroviaria (Railroad Safety Appliance Act), exigía frenos automáticos en todos los ferrocarriles, con vigencia a partir de 1900.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *