3 Pasos A Seguir Para Mantener Un Mini Cooper En Óptimas Condiciones

Lograr mantener un Mini Cooper no es para nada diferente de hacerlo con otro vehículo. La fórmula secreta e infalible se encuentra guardada en tu guantera, y esa fórmula es: “el manual de propietario”. El mismo te otorgará un completo programa para lograr el mantenimiento de tu vehículo.

Existen ciertos puntos en los que se tienen que llevar a cabo unas cuantas tareas de rutina. Tales tareas van desde cambios de aceite más o menos cada 5 mil millas (o sea como 8 mil km) a vaciados de radiador a las 100 mil millas (casi 17 km). La clave para lograr extender la vida de tu Mini Cooper es seguir con este calendario lo más cerca que puedas es por ello que debes saber cómo mantener un Mini Cooper.

Índice de contenidos()

    Instrucciones para mantener un Mini Cooper:

    1. Cambiar los líquidos: La mayoría de las personas piensan en cambiar el aceite dado la demanda en el manual, aunque varios son los que tienden olvidarse de otros líquidos que también utiliza el automóvil. Éstos envuelven tanto el refrigerante del radiador, el líquido de frenos y de transmisión. No requieren cambiarse con mucha frecuencia como el caso del aceite, aunque no deberían dejarse mucho más de lo que indica el manual. Olvidarlo podría hacer que tu Mini Cooper se sobrecaliente, también que el cambio de marchas sea muy pobre y deteriore la transmisión o que se genere problemas con los frenos.
    2. Debes comprobar regularmente las correas, los frenos, bujías y líquidos: Casi cualquier taller va a llevar a cabo tal puesta, aunque si es posible, tendrías que buscar alguno que sea certificado en Mini Cooper. Ya que se especializan en tu automóvil, es más probable que logren detectar zonas problemáticas que otros quizás pueden no ver.
    3. Tienes que realizar tus propias inspecciones: sabias que un buen mantenimiento es que comienza en casa. Existen comprobaciones rutinarias que puedes hacer para prevenir un accidente o, por lo menos, para alargar la vida de tu automóvil. Cada vez que manejes tu automóvil deberías hacer una comprobación de la presión de inflado, de las luces de freno y de las señales de giro, además de los faros. Puedes verificar semanalmente los niveles del aceite, el líquido de frenos, el refrigerante y realizar una inspección visual de las correas de los frenos y del motor. Lograr identificar un problema rápidamente puede ahorrarte gran cantidad de dinero en reparaciones.

    Consejos y recomendaciones:

    • Trata de hallar un buen taller en el que confíes y debes quedarte con ellos en tanto tengas el automóvil. El tener un mecánico consistente te beneficia en ayudar a evitar que se duplique de forma innecesaria un trabajo en dos talleres.
    • Debes mantener los registros cada vez que lleves al taller tu Mini Cooper.

    Importante que sepas : Como Reemplazar El Refrigerante En Un Mini Cooper Paso A Paso!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir