Tren Delantero: Que es, Partes, Inspección, Roturas Comunes Y Más

Tren delantero

No es sólo el motor de un auto el que necesita estar en buenas condiciones para una conducción segura. El "conjunto de la parte delantera" es el marco vital que conecta la dirección y la suspensión a la parte delantera del chasis. Los componentes desgastados o las partes sueltas del tren delantero pueden causar una gran cantidad de problemas peligrosos.
La conducción segura, la capacidad de respuesta de la dirección y el frenado rápido están en peligro si los problemas se arrastran y las piezas de la suspensión y la dirección se aflojan o se corroen.

Índice de contenidos

Tren delantero

El grupo de piezas que llamamos tren delantero o ensamblaje frontal incluye tanto el sistema de dirección como el sistema de suspensión del vehículo. La estructura debe ser hermética, sólida y segura, con componentes metálicos y blandos en buenas condiciones.

Tren delantero

Sistema de dirección

Existen dos tipos básicos de sistemas de dirección en los coches: el popular sistema de dirección de piñón y cremallera y el sistema de caja de dirección. Cualquiera de ellas puede ser asistida por una bomba hidráulica o, más recientemente, por una dirección asistida electrónica (EPS), que ayuda al conductor a maniobrar en espacios reducidos.

El sistema de cremallera y piñón

En la base de la columna de dirección hay un pequeño piñón (rueda dentada) dentro de una carcasa. Sus dientes encajan con una hilera recta de dientes en un bastidor - una larga barra transversal.

Girando el piñón, la cremallera se mueve de un lado a otro. Los extremos de la cremallera están unidos a las ruedas por medio de barras de tracción.

Este sistema es sencillo, con pocas piezas móviles que se desgastan o desplazan, por lo que su acción es precisa.

Una articulación universal en la columna de dirección le permite conectarse con la cremallera sin inclinar el volante de forma torpe hacia los lados.

El sistema de la caja de dirección

La caja de dirección contiene los engranajes que transmiten las entradas de la dirección del conductor al varillaje de dirección que hace girar las ruedas, y multiplica los cambios de dirección del conductor para que las ruedas delanteras se muevan más que el volante.

Dirección asistida

La mayoría de los sistemas de dirección asistida funcionan utilizando una bomba accionada por correa para proporcionar presión hidráulica al sistema. Esta presión hidráulica es generada por una bomba rotativa de paletas accionada por el motor del vehículo.

La baja tensión de la correa, la contaminación y la vibración de la correa son fuentes comunes de ruido de la correa. Un chirrido o chirrido que se produce al alejarse de un tope normalmente indica una falta de tensión; compruebe la tensión de la correa y el ajuste del tensor.

A medida que aumenta la velocidad del motor, también aumenta la presión en el aceite hidráulico. Una válvula de alivio está incorporada en el sistema para prevenir la sobrepresurización en el sistema.

La presión se transfiere de la bomba al engranaje de dirección a través de mangueras de alta y baja presión. Las mangueras que muestren signos obvios de desgaste, como grietas, cortes, rigidez, abultamientos, suavidad excesiva o abrasiones, deben ser reemplazadas.

Sistema de suspensión

Conecta las ruedas al chasis y utiliza muelles, amortiguadores, barras de unión y brazos de control para amortiguar el impacto y permitir el movimiento relativo.

Partes o piezas que componen el tren delantero de un auto

Estos sistemas están estrechamente interconectados. Dependiendo de la marca y el modelo del vehículo, encontrará las siguientes piezas de montaje frontales:

Piezas de dirección: 

  • Eslabones de arrastre y brazos centrales
  • Barras axiales
  • Cabezas de rótula
  • brazo Pitman
  • Polainas de cremallera de dirección (también llamadas fuelles o botas)

Piezas de suspensión:

  • Rotulas
  • Estabilizadores de eslabones
  • Soportes de puntal
  • Armas de control
  • Arbustos

Cómo inspeccionar el tren delantero para ver si está desgastado o dañado

Tren delantero

Estos son los pasos para una inspección completa del ensamblaje de la parte frontal:
1.- Antes de empezar, haga una prueba de rebote. Mientras el auto está estacionado, empuje hacia arriba y hacia abajo hasta que el cuerpo rebote. Entonces suéltame. Debe dejar de rebotar y estabilizarse en dos rebotes. Si continúa, es probable que sea necesario sustituir los amortiguadores o los struts. Puedes mirarlas más tarde.
Asegúrese de que el automóvil esté en una superficie plana y uniforme con el freno de mano puesto.

2.- Asegúrese de que el automóvil esté en una superficie plana y uniforme con el freno de mano puesto.

3.- Asegúrelo con calces alrededor de los neumáticos traseros.

4.- Enganche la parte delantera del coche con un gato manual o hidráulico.

5.- Mire los neumáticos, ya que el desgaste desigual de los neumáticos puede dar pistas valiosas sobre cualquier problema con el ensamblaje de la parte delantera. Vea los patrones de desgaste de los neumáticos y sus causas.

6.- Compruebe la holgura de los neumáticos agarrando los lados izquierdo y derecho e intentando sacudir las ruedas. A continuación, agarre el volante por la parte superior e inferior y, de nuevo, trate de sacudirlo. La rueda debe ser bonita y sólida, por lo que si encuentra movimiento o ruido, tiende a indicar que las varillas o rótulas están desgastadas.

7.- Retire el neumático si está flojo, para ver más de cerca las piezas.

8.- Mire las articulaciones esféricas superior e inferior para ver si hay algún deterioro. Trate de mover estas rótulas esféricas con una palanca para ver si se tambalean. Si entran y salen, hay algo de corrosión y necesitan ser reemplazados. La bota (cubierta) también puede estar partida, lo que significa que puede dejar entrar agua.

9.- Observe los eslabones finales de la barra estabilizadora (también llamada barra estabilizadora, que conecta las ruedas opuestas). A ver si se mueven. Si hay algo más que un mínimo de movimiento en estos enlaces, entonces necesitan ser reemplazados.

10.- Compruebe el conjunto del tirante agarrándolo y agitándolo para ver si se mueve. Puede haber algo de juego en el extremo del tirante interior o exterior, y también debe comprobar si hay grietas o desgarros en las botas (cubiertas de goma).

11.- Mire el piñón y la cremallera (el sistema central que contiene la cremallera de dirección). Si hay algún signo de fuga, será el líquido de la dirección asistida (de color naranja o ámbar y olor a quemado). Puede estar goteando desde el depósito de fluido de la dirección asistida hacia el piñón y la cremallera. Si el piñón y la cremallera tienen fugas (en las juntas/botas del extremo de la cremallera), a menudo significa que es necesario sustituir toda la unidad.

12.- No olvides mirar todos los arbustos. Estos pequeños componentes críticos suelen ser de goma y se colocan entre las piezas metálicas para reducir la fricción. Encontrará casquillos en el brazo de control, cremallera y piñón y otras piezas de suspensión. Tienden a desgastarse con la edad, el calor y el estrés, se aflojan y se agrietan. Pueden ser difíciles de reemplazar, así que hable con un mecánico si puede ver un arbusto perecido.

13.- Por último, eche un vistazo a los puntales, amortiguadores y muelles helicoidales. Si al principio notó un exceso de rebotes en la prueba, observe atentamente estas piezas que absorben los impactos. El amortiguador o puntal se eleva verticalmente por encima de cada rueda. Usted puede ver o sentir humedad por la fuga de aceite, o tal vez abolladuras o grietas. Si este es el caso, lo ideal es que se sustituyan por parejas. Si se dejan, perjudicarán el manejo y harán que el automóvil sea inseguro en las paradas de emergencia.

Las roturas más comunes y sus efectos

Fallo o rotura del amortiguador: Un coche con uno o más de sus amortiguadores fuera de servicio rebotará bastante y puede rodar, agacharse o bucear en exceso. Todas estas acciones pueden hacer que el viaje sea incómodo; lo que es más importante, hacen que el vehículo sea más difícil de controlar, especialmente a alta velocidad. Nunca conduzca un automóvil con un amortiguador roto a velocidades de carretera y evite giros o paradas repentinas; a la larga, un amortiguador roto tendrá que ser reemplazado.

Resorte roto: Un coche con un resorte roto o colapsado a veces puede ser conducido, pero el viaje será duro, los golpes tenderán a dañar otras partes del coche, y será muy difícil controlar el vehículo en una emergencia. Además, tenga en cuenta que, si el auto se ha colapsado lo suficiente como para que la carrocería descanse sobre una o más llantas, toda conducción es insegura porque es sólo cuestión de tiempo antes de que una llanta se desintegre debido al contacto.

Puntal roto: Un strut es básicamente un amortiguador que también soporta parte del peso del vehículo. Por lo tanto, un puntal roto actúa como una combinación de un amortiguador roto y un resorte colapsado, lo que significa que conducir es incómodo, dañino para el resto del coche e inseguro en caso de emergencia; tendrá que repararlo lo antes posible.

Rotura de la dirección: No. Pero no lo hagas. Ya sea que la falla esté en una junta, como un extremo de la barra de unión o una junta de bola, o en una de las piezas sólidas, no se puede confiar en que un vehículo con una pieza de la dirección rota gire cuando usted lo desee.

Barra de balanceo rota: Una barra estabilizadora (también conocida como barra antideslizante) es una de las pocas fallas de la suspensión que se puede dejar sola por un tiempo. Debido a que la barra de balanceo entra en juego sólo cuando el coche se desplaza hacia un lado durante las curvas, una barra de balanceo rota daña la capacidad de giro del vehículo al permitirle rodar más, pero no es intrínsecamente inseguro conducir mientras las ruedas permanezcan plantadas en el suelo. Desafortunadamente, un auto con una barra oscilante rota puede ser menos capaz de girar repentinamente, así que, con sus maniobras de emergencia comprometidas, usted querrá manejar más despacio de lo normal y eventualmente hacer que la barra rota sea reemplazada.

Fallo en la dirección asistida: Ya sea hidráulico (a base de aceite) o eléctrico, cualquier sistema de dirección asistida puede fallar. Este tipo de fallo a menudo hace que el vehículo sea muy difícil -pero posible- de conducir. Debido al gran esfuerzo, usted querrá reparar el problema tan pronto como pueda, pero aun así es posible conducir; querrá ir despacio y debe esperar que girar el volante sea bastante difícil, particularmente a velocidades de estacionamiento, cuando puede tomar toda su fuerza para girar el volante en absoluto.

Tiempo de desgaste

Aunque las partes de la suspensión están expuestas al mismo kilometraje, algunas se desgastan más rápidamente. Cualquiera de las partes está en el lado que recibe más castigo por golpear bordillos o sobre baches, por ejemplo. Además, los componentes que soportan una carga más pesada. ¡Las rótulas cargadas tienen que trabajar duro y deteriorarse más rápido que sus equivalentes sin carga!
Es importante mantenerse al tanto de cualquier reparación de la suspensión delantera. Una pieza desgastada puede empezar a afectar rápidamente a otras, causando estrés adicional y presión indebida en otros lugares. La seguridad del conductor es, por supuesto, una prioridad absoluta, por lo que es vital abordar los problemas de la parte delantera para que el coche pueda manejarse de forma segura y rendir al máximo.

►También te puede interesar◄

  1. Victor dice:

    Buenas, si tengo dañado u solo lado de la dirección debo cambiar ambos lados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Leer más