7 Fallas Más Comunes del Filtro de Aceite y Cómo Reemplazarlo.

271

El filtro de aceite es el responsable de mantener en óptimas condiciones al lubricante de los componentes de tu motor. A medida que el aceite circula a través del motor, recoge contaminantes y escombros a lo largo del camino. Debes mantener estos contaminantes fuera del motor para preservar su vida útil. La única forma de conseguir esto es tener un filtro que evite que estos contaminantes circulen en el motor. Vamos a ver las Fallas Más Comunes del Filtro de Aceite y Cómo Reemplazarlo.

El motor depende muchísimo, tanto del filtro, como del aceite. Son parte de su sistema, y son indispensables en su vida útil. Reconocer una falla de filtro, aunque no es muy común, te ahorraría mucho dinero y dolores de cabeza. Veamos los principales síntomas.

Fallas Más Comunes del Filtro de Aceite
Filtros de aceite

Las Fallas Más Comunes del Filtro de Aceite.

La mayoría de los propietarios de automóviles no deben preocuparse mucho por cambiar el filtro de aceite fuera de su rutina de mantenimiento, ya que generalmente su durabilidad y fiabilidad es bastante alta. Sin embargo, si observas ciertos síntomas en tu vehículo, será una señal de que necesitas reemplazar el filtro de aceite por uno nuevo. De lo contrario, podrías arriesgarte a dañar tu motor permanentemente, lo que te costará muchísimo dinero.

A continuación se muestran los 7 síntomas principales de un filtro de aceite defectuoso en tu automóvil. Tan pronto como reconozcas estos síntomas, lleva tu vehículo al mecánico de automóviles más cercano para que puedan reemplazar el filtro, o reemplázalo tú mismo.

1.- Luz “Check Engine” encendida.

Un filtro de combustible sucio, obstruido o defectuoso no hará que la luz de control de motor del automóvil se encienda. Cuando un filtro de aceite funciona mal, los residuos en el aceite llegan al motor. Estos residuos pueden, con el tiempo acumularse, causando el mal funcionamiento y el fallo de otras partes. Cuando esto sucede, la luz de verificación del motor se enciende como un indicador de un problema.

Busca la ayuda de un mecánico profesional para determinar la razón exacta por la que se enciende la luz de chequeo del motor. Una vez que resuelvas el problema inmediato, tu mecánico puede ayudarte a determinar la causa subyacente del síntoma, que se puede remontar a un filtro de aceite defectuoso. Pero ojo, no es la única causa por la que se prende el “Check Engine”.

2.- Motor sobrecalentado.

A veces es posible que tengas un filtro de aceite obstruido. Esto podría ser un problema aún peor, ya que esta obstrucción puede evitar que el aceite ingrese al sistema interno del motor por completo. Una vez que eso sucede, el motor no recibirá ninguna lubricación para sus componentes móviles. Como sabes, la fricción entre los componentes metálicos generará calor rápidamente. Si el aceite no puede enfriar este calor, el motor podría sobrecalentarse. Deberías ver que se enciende la luz “Check Engine”, o la luz de presión de aceite cuando esto sucede.

Cuando dos piezas del automóvil se frotan entre sí sin la calidad o cantidad de lubricación adecuada, se produce calor. A medida que se producen daños como resultado de la fricción, otras partes del motor comienzan a desgastarse, causando una tensión adicional en el sistema de enfriamiento del automóvil. Además de esto, a medida que el sedimento del aceite filtrado incorrectamente se acumula en el motor, los depósitos de minerales pueden ocluir la conductividad del calor.

Cuando esto sucede, el motor se sobrecalienta. El rango de temperatura normal de un motor es entre 85 °C y 95 °C. Cuando las temperaturas exceden este rango, se dice que el auto está “caliente”. El indicador de temperatura de tu automóvil mostrará que el automóvil se está sobrecalentando. Los automóviles que experimentan sobrecalentamiento pueden atascarse, o ralentizarse. Un mecánico puede determinar la fuente del calor y la causa subyacente, lo que puede ser un mal filtro de aceite.

3.- Rendimiento débil.

El rendimiento de tu vehículo te puede avisar lo suficiente. Si se acumulan contaminantes en tu motor porque el aceite no se filtra correctamente, disminuirá la capacidad del motor para generar energía para el vehículo. Esto significa que cuando pises el acelerador, su aceleración se verá reducida o mermada. A medida que continúes sin solucionar este problema, el rendimiento solo empeorará.

4.- Humos sucios del escape.

Echa un vistazo a los humos que salen del tubo de escape de tu vehículo. ¿Se ve sucio el humo del escape? Si el escape se ve marrón o negro, definitivamente está sucio. Este es el resultado de un filtro de aceite obstruido que causa que el aceite fluya hacia su sistema de escape. Incluso puedes experimentar un olor a quemado dentro de tu vehículo debido a esto también. Estas son señales muy obvias de que necesitas reemplazar el filtro rápidamente.

5.- Baja presión de aceite.

El tablero de instrumentos de tu vehículo debe tener un medidor de presión de aceite. En situaciones normales, el medidor mostrará una cantidad constante de presión de aceite que nunca cambiará. Pero si notas que la presión del aceite cae de manera errática mientras conduces, definitivamente tienes un problema con la presión del aceite. Probablemente, esto se debe a un filtro de aceite obstruido que impide que el flujo de aceite circule correctamente en el motor.

6.- Fugas de aceite.

Un filtro de aceite dañado u obstruido no puede adaptarse a los cambios de temperatura dentro del motor. En casos extremos, estos filtros de aceite defectuosos pueden explotar o romperse. Cuando esto sucede, el aceite recircula o se escapa nuevamente dentro del cárter. Esto, a su vez, puede hacer que el aceite se escape de la bandeja hacia la superficie inferior.

Como resultado, el cárter de aceite puede sufrir daños y puede ser necesario repararlo además de reemplazar el filtro de aceite defectuoso. Las fugas de aceite son peligrosas para el medio ambiente y la vida silvestre y requieren una limpieza extensa.

7.- Ruidos metálicos.

Cuando se evita que el aceite circule correctamente en el motor y todos esos componentes metálicos chocan entre sí, toda esa fricción hará que ocurran dos cosas. Como se mencionó anteriormente, hará que el motor se sobrecaliente, pero también causará una gran cantidad de ruidos metálicos como resultado de la molienda. Estos ruidos deben ser muy fáciles de escuchar mientras conduces. Y esto es una falla muy grave, apaga el vehículo de inmediato.

Reemplazo del filtro de aceite.

Cuando un filtro de aceite se daña, es posible que no tengas ninguna pista. Los filtros de aceite están diseñados con una característica de seguridad que permite que el aceite sin filtrar continúe en el motor, ya que el aceite sin filtrar es aún beneficioso que ningún aceite. A pesar de esta característica de seguridad, hay indicios menores de que puede ser el momento de reemplazar tu filtro de aceite.

Cómo cambiar el aceite de motor y filtro de aceite.

Aunque probablemente hayas escuchado la recomendación de cambiar tu aceite cada 5.000 o 8.000 kilómetros, los automóviles y los aceites más nuevos pueden manejar distancias más largas. Cambiar el aceite del motor con demasiada frecuencia es perjudicial para el medio ambiente y para tu billetera. Para obtener los consejos más precisos, siempre consulta el manual del propietario para conocer los intervalos de kilometraje entre los cambios de aceite.

Recuerda que si descuidas los cambios regulares de aceite, puedes dañar tu motor de forma permanente. Si tienes todos los materiales y herramientas a mano, puedes cambiar el aceite de motor y el filtro de aceite en menos de 30 minutos.

Ubicación de filtro de aceite, vista desde abajo.
Ubicación de filtro de aceite, vista desde abajo.

Herramientas y materiales a usar.

  • Aceite de motor. Debe ser el indicado por fabricante, para tu modelo de coche.
  • Filtro de aceite. También el recomendado por fabricante para el modelo de tu coche.
  • Llave de tubo para el tapón. También puedes usar una llave de extremo abierto a la medida del tapón.
  • Llave para filtro de aceite o suncho.
  • Gato Hidráulico o Mecánico.
  • Soportes de Gato.
  • Bandeja de Drenaje.
  • Embudo Plástico.
  • Jarra de Plástico donde desechar el aceite.
  • Trapos para limpieza.
  • Guantes desechables.
  • Gafas de Seguridad.

Instrucciones paso a paso.

  • Drena el aceite del motor.

Para esto se recomienda calentar el coche. Para facilitar el flujo de aceite, asegúrate de que el motor esté caliente llevando el vehículo a dar vueltas o dejándolo a ralentí durante 5 a 10 minutos. Una vez que el motor esté caliente, encuentra una superficie plana para trabajar. Tampoco exageres, no es necesario que esté tan caliente.

  • Aparcar en una superficie plana y levantar el vehículo.

Asegúrate de que el automóvil esté sobre una superficie plana, colócalo en neutro, aplica el freno de estacionamiento y retira las llaves. Mira los puntos de apoyo de tu automóvil en el manual del propietario y levanta el lado del motor del vehículo. Si estás utilizando un gato, apoya el vehículo con soportes para gatos. También recomendamos restringir los neumáticos traseros con bloques de ruedas para evitar que el coche ruede.

  • Retira la varilla de aceite.

Ahora que el automóvil está bien levantado, colócate los guantes y levanta el capó. Retira la varilla de medición de aceite, lo que permitirá que el aceite se drene más suave y más rápido.

  • Localiza el cárter de aceite y el tapón de aceite.

A continuación, deberás pasar por debajo de tu automóvil para encontrar el cárter de aceite, que se parece a un recipiente metálico plano debajo del motor, más alejado de la transmisión. El tapón de aceite se parece a un perno grande en la parte inferior del cárter.

  • Coloca la bandeja de drenaje o un cubo grande debajo del cárter.

El recipiente que elijas debe ser lo suficientemente grande como para contener todo el aceite viejo que pronto se drenará. La mayoría de los autos tienen alrededor de 4 a 5 litros de aceite, así que asegúrate de que el contenedor pueda atrapar de manera segura al menos esa cantidad. También recomendamos colocar algún periódico para evitar manchas de aceite.

  • Retira el tapón de aceite.

Antes de drenar el aceite del motor, asegúrate de tener puestos tus guantes y gafas de seguridad. Una vez que encuentres el perno del tapón de aceite en la parte inferior del cárter, comienza a aflojarlo con la llave de vaso del tamaño adecuado. Algunos vehículos pueden tener dos tapones de drenaje.

Cuando la cabeza del perno esté suelta, use las manos enguantadas para quitar el tapón muy lentamente, de modo que el aceite gotee en la bandeja de abajo. El aceite fluirá rápidamente al principio, pero tardará hasta 30 minutos en drenar todo el aceite. Ten cuidado ya que el aceite puede estar muy caliente.

  • Vuelve a colocar el tapón.

Cuando el aceite haya dejado de gotear, limpia el exceso de aceite y limpia el tapón de drenaje y las roscas del tapón con un trapo. Después de inspeccionar el estado del tapón de drenaje y la junta, vuelve a colocar el tapón.

  • Localiza el filtro de aceite.

Localiza y retira el filtro de aceite. Desafortunadamente, no hay una ubicación estándar para los filtros de aceite, por lo que es posible que debas dedicar algo de tiempo para localizarlo. El filtro de aceite viejo tendrá algo de aceite en el interior, así que asegúrate de que haya una bandeja o cubeta debajo para atrapar el exceso de aceite. Es posible que necesites una llave de filtro de aceite tipo zócalo para quitar el filtro viejo, sin embargo, muchos se pueden quitar a mano.

Una vez que hayas retirado el filtro y se haya drenado el exceso de aceite, usa un trapo para limpiar el área y verifica que no haya juntas sueltas o residuos que puedan quedar atrapados dentro de la placa de montaje.

  • Lubrica el filtro nuevo con aceite y atorníllalo en su lugar.

Usa tu dedo cubierto con un guante para extender un poco de aceite sobre la junta del nuevo filtro y enróscalo en la abertura donde va el filtro. Deberías poder apretarlo con la mano. Los filtros de aceite vienen con instrucciones específicas sobre cuántas rotaciones necesitas apretarlas, ubicadas en el empaque o en el propio filtro.

  • Agrega aceite nuevo.

Después de reemplazar el tapón de drenaje y de instalar el nuevo filtro, usa un embudo limpio para llenar tu automóvil con aceite nuevo. Consulta el manual del propietario para averiguar la viscosidad y el volumen correctos que debes verter, pero la mayoría de los automóviles toman de 4 a 6 litros. Una vez que hayas reemplazado el aceite, vuelve a atornillar la tapa del aceite.

Para obtener las lecturas de nivel de aceite más precisas, revisa la varilla de medición a primera hora de la mañana, cuando el automóvil esté frío y en una superficie nivelada.

Agregado de aceite al motor
Agregado de aceite nuevo al motor.
  • Recicla el aceite y el filtro viejo.

Recuerda no botar el aceite por el desagüe. Disponer de ellos de forma adecuada es tu responsabilidad para con el medio ambiente. Es un delito tirar el aceite viejo y filtrarlo en la alcantarilla o en la basura. Para cumplir con las leyes locales, debes reciclar tu aceite viejo en una gasolinera, taller de automóviles o centro de reciclaje local. Simplemente transporta el aceite, utilizando un embudo, en un par de jarras de leche vacías y llévalas a un centro de reciclaje cerca de ti.

  • Ejecuta el coche y chequéalo en busca de fugas.

Después de verter la cantidad correcta de aceite nuevo, cierra el capó, devuelve la varilla de medición, has funcionar el motor y mira debajo del automóvil para ver si hay fugas o derrames de aceite, especialmente cerca del cárter y el filtro. Si ves una fuga, apaga el motor y déjalo enfriar antes de reparar la fuga. Una vez que hayas verificado si hay fugas, apaga el motor y espera un minuto antes de bajar el vehículo al suelo.

  • Baja el vehículo de los soportes de gato.

Usa el gato nuevamente para levantar el coche y sacar los soportes. Baja el coche suavemente.

  • Limpia toda el área y anota la fecha y el kilometraje del coche.

Mira a tu alrededor y limpia cualquier aceite, periódico o trapo. Anota la fecha del cambio de aceite y el kilometraje de tu vehículo y déjalo en el automóvil para futuras referencias.

Para Cerrar.

Como ya has visto, es un trabajo realmente sencillo, que no necesita tanta especialización y te quita poco tiempo. Y te ahorras algo de dinero. Esperamos te haya servido esta guía, puedas reconocer fallas en tu filtro de aceite y puedas hacer el cambio de filtro y aceite por ti mismo. Recuerda siempre trabajar de acuerdo a las recomendaciones de seguridad aquí tratadas y las indicaciones del manual de mantenimiento de tu coche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here