Take a fresh look at your lifestyle.

Examinar El Sensor MAF O Sensor De Flujo De Aire

Hace ya muchos años que se apoderó la electrónica completamente de nuestros vehículos. Hasta los inicios de los años 90, eran muy pocos aquellos carros de gasolina que usaban inyección controlada para poder “alimentar” de aire y de combustible sus motores. Las normativas anticontaminación son cada vez más exigentes y los fabricantes tienen que recurrir a la electrónica para poder cumplir con todos los valores requeridos. Con la ayuda del sensor MAF la regulación aire-combustible fue un hecho, en a continuación sabrás como examinar el sensor MAF.

Los carros de gasolina más comunes usaban carburadores, en tanto que los diésel proveían bombas inyectoras sin control electrónico. Ha permitido la electrónica minimizar los consumos y las emisiones, así como incrementar notablemente el rendimiento mecánico. En la actualidad se controlan infinidad de parámetros por medio de la electrónica con el objetivo de ajustar al máximo la inyección. Uno de los elementos de mayor importancia es el sensor MAF o el sensor de flujo de aire.

Examinar el sensor MAF:

El sensor MAF, es también conocido como sensor de flujo de aire, se sitúa en todos los automóviles antes del colector de admisión del motor y luego del filtro de aire. Decíamos que es su función verdaderamente importante, y es que este elemento viene siendo el encargado de lograr medir la cantidad de aire que el motor se encuentra aspirando en cada instante para “comunicárselo” por medio de una señal eléctrica a la centralita, que a su vez recoge toda la información y los parámetros del motor.

El medidor de flujo de aire posee en su interior un fino alambre de platino, que también es denominado “hilo caliente”, el mismo cuando el motor se encuentra en marcha se tiende a calentar hasta los 200 grados, temperatura que se debe mantener constante. Dependiendo de si recibe el motor más o menos aire, tal temperatura tenderá a minimizarse más o menos por el enfriamiento que causa la corriente de aire (o sea a mayor cantidad de aire habrá mayor enfriamiento).

Ya que el alambre de platino tiene que estar a una temperatura constante, este va a necesitar más corriente eléctrica con el objetivo de poder mantenerse a tales 200 grados. Esa corriente que requiere en cada instante es procesada por la UCE, es por ello lo que la gestión electrónica ya sabe precisamente cuánto se está enfriando el hilo caliente.

Seguramente que has pensado que el alambre de platino tiende a enfriarse más o menos dependiendo a la temperatura del aire y no solamente por la cantidad. Pues estás en lo cierto, aunque para ello nuestros vehículos poseen un sensor de temperatura de admisión. La UCE al final calcula estos datos, y también muchos otros (como también la presión de atmosférica), sabiendo al instante y con mucha perfección y la cantidad de oxígeno que tiende llegar a la admisión de nuestro motor.

Maneras de realizar una limpieza en el sensor MAF.

Si logramos destacar alguna anomalía y sabemos, por medio de análisis, que el fallo procede de este dispositivo, antes de ponernos a desmontar y examinar el sensor MAF inmediatamente revisemos visualmente las diferentes conexiones. Comprobaremos el actual estado de los cables eléctricos, que generalmente van a ser tres, y del propio conector. Si a simple vista todo parece permanecer en perfecto orden es muy seguro que la parte interna del sensor se encuentre contaminada o sucia.

Con el pasar del tiempo y de los kilómetros es muy posible que tal sensor atrape suciedad y no logre transmitir la información correcta, por lo que no va a realizar bien su función. Aunque el circuito de admisión posee un filtro de aire antes del sensor MAF, puede que algún diminuto elemento se “cuele” y quede en el hilo caliente, así como también restos de suciedad, partículas de aceite o insectos. Al registrar ciertos valores fuera de los parámetros establecidos es verdaderamente probable que se encienda el testigo de avería de motor en el cuadro y también que nuestro vehículo pierda fuerza.

Llega hasta la zona interna del sensor MAF.

Para limpiarlo tenemos que proceder a extraerlo. Dependiendo del carro va  a ser necesario desmontar algunas grapas o tornillos, así como seguramente tendríamos que retirar también la caja del filtro de aire. Que no se te olvide “desenchufar” aquel conector que se le anexa al sensor de flujo de aire. Es importante también extraer y tratar con mucha delicadeza este elemento y no tocarlo de manera directa, ya que es demasiado frágil y la rotura del alambre de platino admitiría tener que comprar nuevamente un sensor.

Ya una vez lo hayamos extraído seguidamente es momento de realizar una inspección visual. Si el hilo se encuentra roto, como decíamos, no nos quedará otro remedio que comprar un MAF nuevamente. Para dejarlo “como si estuviera nuevo” usaremos espráis de limpieza antisulfatado especial para contactos eléctricos que se suele vender en cualquier tienda de repuestos. Lo aplicaremos en toda la parte del alambre y tras unos cuantos segundos el hilo debería mostrar nuevamente un color gris. Importante: este pequeño alambre no se debe tocar con las manos.

Luego, no estaría demás que aprovecháramos para pasarle un paño por la parte interior de la tubería de aire, ya que lo más seguro es que tenga polvo, pequeños insectos o restos de alguna hoja, así como partículas de aceite que provienen del propio motor. Para finalizar, debes volver a montar todo y lo dejarlo tal y como se encontraba antes, que no se te olvide conectar el sensor y tratar el sensor  con mucho cuidado.

Sondeo en el sensor MAF.

Si el fallo aún continúa una vez ya hemos puesto todo tal cual estaba anteriormente, la última operación que podemos hacer por nuestros propios medios y de una manera relativamente sencilla es realizar unas comprobaciones eléctricas en el conector por medio de un multímetro o polímetro. Además de contar con tal aparato, es muy importante disponer de un esquema eléctrico del sensor y de ese modo conocer que función posee cada cable. Debes tener en cuenta que para tales comprobaciones tener al menos el contacto activado y que, dado el modelo, nos podríamos encontrar con tres, cuatro o incluso hasta cinco cables. Lógicamente debe estar el conector enchufado.

En primer lugar debe comprobar, tocando con una punta del polímetro el terminal B+ (el de alimentación) y con la otra en masa el caso que el sensor reciba corriente. Para ello tienes que poner el comprobador en la posición de medición de tensiones (o sea en Voltios). Dado el modelo nos va a dar una tensión u otra, aunque normalmente no va a quedar por debajo de 5 Voltios y en ningún caso se podrá recibir una tensión que sea superior a la de la batería. Si el polímetro logra registrar un valor entre este margen entonces pasas a la siguiente comprobación.

Seguidamente comprueba que el circuito que posee masa. Coloca el polímetro en posición de continuidad. Antes que nada, trata de probar juntando a ambas puntas metálicas del comprobador si el mismo pita, entonces de ese modo te aseguras que funciona el zumbador del aparato, que en ciertas ocasiones se estropea. Con una de las puntas del aparato pincha en el terminal de masa y con la otra debes tocar alguna de las masas o zonas metálicas que se suelen hallar por el vano motor. Si la masa es la es correcta el aparato tendría que pitar.

La tercera y última comprobación que debes hacer es la medición de la señal, pero en este caso debes arrancar el automóvil y otra persona te tiene que ayudar. Vuelve a colocar el polímetro en posición de voltaje, debes pinchar con una punta en el terminal de señal y con otra tienes que pinchar en la masa. Si la pantalla del polímetro seguidamente nos marca un valor de voltaje, eso quiere decir que tienes que pedir a la otra persona que acelere levemente el motor. Si permanece en correcto estado la señal tendría que ir aumentando según va subiendo el régimen de giro del motor.

Realizando un breve resumen, podríamos decir que el sensor MAF o sensor de flujo de aire es aquel que se encarga de medir la cantidad de aire que ingresa al interior de los cilindros, midiéndolo producto de una resistencia. Si acaso legas a detectar un fallo que proviene de tal sensor, entonces prueba desmontarlo de manera cuidadosa y a limpiarlo en el interior y con especial cuidado. Si el fallo sigue eso quiere decir que puedes examinar el sensor MAF, hacer unas comprobaciones eléctricas y de ese modo determinar la causa de la falla eléctrica, aunque debes ayudarte con un polímetro.

Interesante artículo: Señales De Falla En El Sensor MAF

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.